MX BITS

Personajes, perfiles, pixeles de México.

Infobits

¿Qué es el “mal del puerco”?

Seguramente te ha pasado que tras haber comido comienzas a tener una sensación de pesadez a la cual muchos llaman el “mal del puerco”.

Pero ¿te has preguntado qué es lo que pasa en tu cuerpo para que te sientas con tanto sueño?

Mónica Méndez Díaz, profesora de la Facultad de Medicina, señala que este terrible mal ocurre después de una comida copiosa, es decir, muy abundante.

¿O acaso te has sentido así después de comer un vaso de fruta o una ensalada?

Méndez dijo a UNAM Global que anteriormente se creía que el “mal del puerco” aparecía porque toda la sangre del cuerpo se iba al sistema digestivo.

Esto con el fin de facilitar la absorción de nutrientes, pero se dieron cuenta de que eso no es así.

El “mal del cuerpo” ocurre porque al comer abundantemente hay un aumento de la cantidad de glucosa en la sangre.

La glucosa en la sangre se va hacia el sistema nervioso e inhibe la actividad de las células que tenemos en en el cerebro llamado hipotálamo lateral.

Ahí hay unas neuronas llamadas orexinérgicas que dejan de disparar su frecuencia cuando hay más glucosa en sangre.

Como su actividad disminuye, eso facilita que se instale esa sensación de tranquilidad en nuestro cuerpo que nos provoca quedarnos dormidos.

A ese estado fisiológico también se le conoce como marea alcalina.

Y no te preocupes, porque no es malo pero es mejor evitarlo sobretodo si tienes actividades qué hacer o tienes que conducir.

Por eso, la única manera de evitarlo es comer algo más ligero.

Una ensalada o carne con verduras evitará que te pase.

Pero si llegara a volver a suceder… la experta recomienda tratar de sortearlo con algo que active el sistema nervioso.

Tomar un café podría ser una buena opción.

Otra opción puede ser realizar una caminata, lo cual te mantendrá activo y despertará tu sentido de alerta.

La especialista señala que existen ocasiones en las que el sueño es muy intenso.

Cuando esto ocurra lo recomendable es dormir alrededor de 15 a 30 minutos máximo.

Tras esto, te sentirás refrescado y con energía para continuar.

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *