MX BITS

Personajes, perfiles, pixeles de México.

Oscars, Depositphotos
Showbits

El idilio de los Oscar y la pequeña pantalla

El cine es una industria que, por haber nacido en una era donde los avances son constantes, está acostumbrada a experimentar cambios drásticos; se pasó del cine mudo -con música de piano acompañando en las salas de cine de mayor postín- al cine sonoro en un proceso que puede verse en el musical Cantando bajo la lluvia”, se pasó del cine en blanco y negro al cine en color, nacieron, compitieron y se fusionaron grandes productoras que ya forman parte de la historia del cine… y ahora han entrado a competir con las películas estrenadas en la gran pantalla las películas producidas y estrenadas directamente en plataformas de streaming como Netflix o Apple nada más y nada menos que en la mismísima carrera por los Oscar.

De ofrecerse a Blockbuster a competir en nominaciones a los Oscar

En estos momentos Netflix es una de las plataformas de streaming más populares entre los televidentes, y no sólo se dedica a adquirir productos audiovisuales de terceros, sino que también tiene una enorme producción propia que en algunos casos ha alcanzado una enorme calidad y ha llevado a la plataforma a empezar a acumular nominaciones -y en algunos casos premios- en la gala más prestigiosa del cine mundial, algo que no está nada mal si se tiene en cuenta que hace unos pocos años la ahora archiconocida plataforma de cine, series y documentales a la carta fue ofrecida por unas pocas decenas de millones de dólares a la otrora gigantesca cadena de videoclubs Blockbuster, una minucia si se tiene en cuenta que la acción de Netflix vale en este momento casi 400 dólares y ha llegado a estar muy cerca de valer 700 dólares.

Aunque ganó algún Oscar a mejor documental o mejor fotografía con anterioridad, en el 2019 ganó el Oscar a mejor director, que fue para el mexicano Alfonso Cuarón, y al de mejor película de habla no inglesa por la película Roma -precisamente de Cuarón-, que gira alrededor de una familia mexicana de clase media. Desde entonces Netflix ha encadenado todo tipo de nominaciones como productora, ha ganado algunas estatuillas “menores” adicionales -más allá del mejor director, mejor actor/actriz y el codiciadísimo mejor película- y es posible que más tarde o más temprano en alguna de las ediciones de los Oscar, Netflix termine por arrasar, con permiso de Apple, por supuesto.

Del Mac a la carrera de los Oscar, la epopeya de los de Cupertino

Apple se unió recientemente a las grandes empresas tecnológicas que cuentan con su propio servicio de streaming, y la inmensa cantidad de dinero que los californianos pueden invertir en producciones ha terminado por traducirse en productos con una calidad suficiente como para postularse a los Oscar, y por lo tanto en la gala de este año competirán con Disney, Warner o Netflix por hacerse con las preciadas estatuillas doradas, sobre todo en las categorías más importantes, dado que hay que tener en cuenta que este año se pretende agilizar la gala y los premios menos glamurosos se entregarán fuera de cámara y por lo tanto, y aunque para los profesionales que los reciben sea un justo reconocimiento a su gran labor, supondrán una publicidad menor para las productoras, porque para ser sinceros los Oscar ganados tendrán una repercusión financiera.

Calidad reflejada en los resultados económicos

Y es que el resultado que las distintas compañías tengan en la gala de los Oscar tendrá su lógico reflejo en la percepción que los inversores tengan del valor de las mismas, al fin y al cabo se puede esperar que obtener estatuillas atraiga clientes nuevos y retenga a los antiguos, y por lo tanto el número de premios ganados se convierte en un indicador más a tener en cuenta a la hora de operar, ya sea en el trading de acciones o en cualquier otra forma de inversión, aunque por supuesto ningún análisis, por bien hecho que esté, eliminará el riesgo, especialmente cuando se utiliza la herramienta del apalancamiento en el trading online, o en cualquier forma de inversión.

El 27 de marzo se celebrará la siguiente gala de los Óscar en la que cada vez más las plataformas de streaming tienen un mayor peso a nivel artístico, reflejo del peso económico que tienen en la industria del entretenimiento audiovisual.