MX BITS

Personajes, perfiles, pixeles de México.

Infobits

¿Por qué el hambre nos pone de mal humor?

No es un chiste ni un mito, es una completa realidad: el hambre nos pone de mal humor.

¿Alguna vez te has sentido más tenso cuando has pasado varias horas sin comer? Todo esto ha sido comprobado por la ciencia, y la culpable parece ser la glucosa en la sangre.

Un estudio publicado en la revista “Aggressive Behavior” y realizado por científicos estadounidenses reportó por qué sucede.

Para saberlo realizaron dos fases de un experimento con 107 personas casadas. En la primera fase se midió la glucosa en la sangre dos veces al día.

Al final de la prueba, las personas con menores niveles de glucosa habían tenido más estallidos de ira hacia su pareja.

Se les entregó previamente un muñeco vudú y alfileres. Al finalizar el día debían enterrar entre cero y 51 alfileres en el muñeco dependiendo de qué tan molestos se sentían con sus parejas. El ejercicio lo hacían sin la presencia de su cónyuge.

Los investigadores estuvieron analizando los niveles de glucosa en su sangre antes del desayuno y antes de irse a dormir.

En la segunda fase del experimento las 21 parejas fueron llevadas a jugar en computadoras contra su pareja.

El ganador podía controlar el volumen y duración de un sonido estridente que escuchaba su pareja por medio de audífonos.

Los investigadores observaron que quienes tenían menos índices de glucosa en la sangre enviaban sonidos más altos y más largos a sus parejas.

Brad Brushman, autor principal del estudio, concluyó que el autocontrol que se requiere para lidiar contra los impulsos de agresividad requiere energía. Esta energía requerida proviene de la glucosa en la sangre.

Si las personas no tienen un buen de glucosa en la sangre será más fácil que pierdan el control. Y como consecuencia, se comportarán con otras personas de manera más agresiva.

“Un consejo simple, pero efectivo: antes de tener una conversación difícil con su pareja, asegúrese de que no tiene hambre”, dijo Brushman .

Lo mismo sucede con cualquier persona, no sólo entre parejas. ¿Ya comiste?

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *